II REGIÓN ANTOFAGASTA

Regiones

II REGIÓN ANTOFAGASTA

II REGIÓN ANTOFAGASTA

En el sector altoandino de la Región de Antofagasta predominan los humedales del tipo Evaporación. Un ejemplo de este tipo se encuentra en la Reserva Nacional Los Flamencos, que alberga a los salares de Tara y el de Pujsa, ambos declarados Sitios Ramsar los años 1996 y 2009 respectivamente.

Se destacan la presencia de fauna endémica como el Karachi de Ascotán (Orestias ascotanensis) y la rana de Ollagüe (Telmatobius cf.halli) las que están restringidas a las vertientes de los salares de Carcote y Ascotán, la rana de Amincha restringida a las Quebradas de Amincha y del Inca.

Un porcentaje importante del área minera ingresados al Sistema de Evaluación Ambiental se encuentra en el área de estudio (por sobre los 2.000 msnm). La mayoría de las comunidades indígenas presentes en esta área se dedican a la actividad agrícola y/o pastoril, destacando el cultivo de hortalizas y flores y, la crianza de ganado caprino, auquénidos y ovinos. Otra parte de estas comunidades se dedican a actividades relacionadas con el turismo y etnoturismo.

ANÁLISIS TEMÁTICO

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Áreas protegidas II Región de Antofagasta (Septiembre 2016) Informe y mapa

Este informe es el resultado del análisis de la variable Áreas Protegidas de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura.
En la región se encuentra una serie de áreas prioritarias para la biodiversidad que poseen características ecológicas únicas y que constituyen áreas de alimentación, refugio, reproducción y hábitat para especies de vegetación y fauna representativa, con problemas de conservación, endémica de un ecosistema particular, entre otros aspectos.
Dentro de estas áreas, se incluyen áreas silvestres protegidas tales como parques y reservas, santuarios de la naturaleza y bienes nacionales protegidos los que constituyen áreas protegidas oficiales. Además se incluyen los Sitios Prioritarios para la Conservación de la Biodiversidad, que sin embargo, no constituyen áreas protegidas oficiales y los sitios RAMSAR, categoría internacional cuyo objetivo está enfocado hacia el manejo sustentable de humedales. En el siguiente documento se identifican cada uno de estas áreas en la zona de estudio.

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Recursos hídricos II Región de Antofagasta. Septiembre 2016

El presente documento es el resultado del análisis de la variable Recursos Hídricos de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura.
Los rasgos hidrológicos de la región están determinados por sus condiciones climáticas y morfológicas, en donde los cursos de agua permanente son escasos y se limitan, en general, al sector de la Cordillera de Los Andes y son retenidos, en su trayecto al oeste, por la Cordillera de Domeyko. Esta morfología da como resultado la existencia de cuencas endorreicas, las cuales debido a la alta tasa de evaporación, han formado numerosos salares, entre los que destaca el Salar de Atacama por su extensión (DGA, 2004).
Las precipitaciones dentro de las cuencas altiplánicas presentan variaciones espaciales de carácter orográfico y latitudinal, de esta forma las lluvias se manifiestan con mayor intensidad en las zonas altas que en las mesetas y disminuyen su magnitud en sentido norte-sur. Respecto a la variación estacional, las precipitaciones se concentran en el período estival (noviembre a marzo), registrándose entre el 90% y el 95% del total anual (Salazar, 1997). La precipitación en el altiplano posee además un marcado ciclo diario manifestándose generalmente durante horas de la tarde en forma de intensos chubascos de corta duración (Johnson, 2009).
El balance de agua de un humedal se regula mediante el aporte de aguas subterráneas, el escurrimiento, la precipitación, vientos y mareas (si es un humedal costero), pérdida de drenaje, recarga y evapotranspiración. La variación en los niveles de agua, debido tanto a factores externos como al balance hidrológico propio del humedal, afectan la biota superficial visible, los procesos de descomposición, las tasas de acumulación y las emisiones de gas. Los cambios en los niveles de agua no solo cambian la abundancia de ciertas especies, también se produce un cambio en la composición de estas (en especial aves acuáticas).

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Antecedentes climáticos II Región de Antofagasta. Septiembre 2016

El presente documento es el resultado del análisis del clima de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura.
Las características climáticas que se analizan, se relacionan con la clasificación climatológica imperante en la región, con énfasis en el área de estudio, la cual, es poseedora de características específicas que permiten el desarrollo de una especial y a la vez frágil biodiversidad, influenciada en gran medida por la marcada aridez y escasez de agua presentes en la región.
La Región de Antofagasta (II) se ubica en el norte entre los 21° 28’ hasta aproximadamente los 25° 40’ de latitud sur. La superficie regional presenta una longitud de 500 kilómetros aproximadamente, y abarca un área de 126.049,10 kilómetros cuadrados, equivalentes al 16,67% del territorio nacional. La región limita al norte con la Región de Tarapacá; al sur con la Región de Atacama; por el oeste limita con el Océano Pacífico y al este con la República Argentina. El paisaje de la Segunda Región es similar al de la Región de Tarapacá: ambas presentan clima árido, escasez hidrográfica, poca vegetación y un relieve similar al resto del país (BCN)

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Suelos II Región de Antofagasta. Septiembre 2016

El presente documento es el resultado del análisis de la variable Suelo de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura.
Los suelos de esta región se han desarrollado en condiciones esencialmente abióticas, como resultante de las escasas precipitaciones y altas temperaturas medias anuales, ambas características típicas del desierto de Atacama. Estos suelos se caracterizan por ser muy poco desarrollados, esqueléticos y ausentes de materia orgánica.
Se distinguen en esta región tres tipos de suelos áridos: los suelos grises del altiplano o puna denominados molisoles, siendo estos, de escaso valor agrícola, muy delgados y con abundantes sustancias minerales; los suelos rojos del Desierto de Atacama, llamados entisoles, caracterizados por una gran oxidación de los minerales y la formación de costras salinas en superficie; y los suelos pardos-rojizos costeros, aridisoles.
En los oasis, quebradas y fondos del Valle, como los casos de San Pedro de Atacama y el curso del río Loa, la existencia de agua para riego constituye el factor principal que permite el aprovechamiento agrícola de los suelos del desierto.

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Fauna II Región de Antofagasta. Septiembre 2016

El presente documento es el resultado del análisis de la fauna de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura.
La región de Antofagasta es una de las más extensa y desérticas de nuestro país. A pesar de la condición de aridez, posee una alta biodiversidad en fauna. Casi la mitad de los mamíferos presentes en nuestro país (160 especies nativas y 22 de origen exótico), 74 especies se encuentran en esta región. El rio Loa, las zonas costeras y los salares altoandinos conforman ecosistemas capaces de albergar todo tipo de flora y fauna, actuando como verdaderos oasis en medio del desierto.
Si bien entre los años 2002 y 2013 se ha ampliado el conocimiento de la biodiversidad de especies en Chile, aún existe un considerable desconocimiento de la biota presente en nuestro país, particularmente de invertebrados, organismos unicelulares y formas de vida acuática, por lo que se espera que las especies descritas continúen en aumento a medida que se vaya avanzando en el conocimiento de nuestra biodiversidad (MMA, 2014).

Sistema de Información Territorial de Humedales – SITHA: Flora y Vegetación II Región de Antofagasta. Septiembre 2016

El presente documento es el resultado del análisis de la flora y vegetación de la Región de Antofagasta, recopilado como parte de la actualización anual de los componentes del Sistema de Información de Humedales Altoandinos- SITHA, financiado por transferencia del Ministerio de Agricultura. Se revisaron las descripciones ecológicas, la cartografía vegetacional y documentos existentes para el área de estudio como trabajos de investigación y otros.
La vegetación, en esta zona, está fuertemente determinada por la variación altitudinal y la intensidad de las precipitaciones, que tienen la característica de ser predominantes en la estación estival. La intensidad de las lluvias de verano va disminuyendo conforme aumenta la latitud (CONAMA, 2011). La combinación de estos factores produce una vegetación de matorrales bajos dominados por especies del género Parastrephia que se va transformando en un matorral más abierto, dominado por gramíneas. A lo largo de todo el gradiente latitudinal y con predominancia en las zonas de mayor altitud se presentan formaciones vegetacionales con plantas en cojín, caracterizadas por la presencia de Azorella compacta.
Las condiciones extremas sólo permiten que subsista una vegetación especializada, con pocos requerimientos hídricos y capaces de soportar amplias oscilaciones térmicas. Los bofedales conforman sistemas adaptados a estas condiciones, conocidas como vegetación de estepa o esteparia, que minimizan la transpiración debido a la reducida superficie de sus hojas, algunas de las cuales han evolucionado transformándose en espinas

Establecimiento de las relaciones entre los humedales y las actividades mineras y productivas del área de estudio

Los humedales son ecosistemas únicos con importancia social, cultural, ambiental, y económica, razón por la cual, deben ser estudiados en profundidad para lograr reconocer la compleja interacción de sus componentes y su relación con el entorno. En este contexto, se realizó el proyecto “Caracterización Base de Vegas y Bofedales Alto Andinos para una gestión sostenible de los Recursos Hídricos. Región de Antofagasta” ejecutado por CIREN y financiado por INNOVA Chile de CORFO, contando con la participación de la Dirección General de Aguas DGA y la Comisión Nacional Indígena CONADI.

Análisis de las amenazas generadas por las relaciones de actividades productivas y los humedales área de estudio

El área de estudio se inserta en el altiplano chileno de la II Región de Antofagasta, ocupando una superficie aproximada de 4.951.800 has. en un rango de altitud entre 2.000 m.s.n.m a la altura del Salar de Atacama y sobre los 4.500 m.s.n.m en las fronteras con Bolivia y Argentina. El área incluye 26 sub-subcuencas hidrológicas, áreas silvestres protegidas y reservas existentes en esa zona alto andina. Es importante señalar que más del 80% de la superficie corresponde a áreas de desarrollo indígena, ADIS, o territorios de las comunidades indígenas.

Análisis de los estudios y declaraciones de impacto ambiental período 1992 -2011

Este informe corresponde a un análisis de los estudios y declaraciones de impacto ambiental de los proyectos ingresados al SEIA en el periodo 1992 – 2011 en concordancia con el área de estudio de los humedales altoandinos en la Segunda Región de Antofagasta.

Caracterización base de vegas y bofedales altoandinos para una gestión sostenible de los recursos hídricos. Primera parte: Región de Antofagasta. Informe final

Las vegas y bofedales altoandinos son ecosistemas caracterizados por una condición hídrica de saturación permanente, presentando una gran diversidad biológica respecto del entorno, con un mayor número de especies vegetales y de fauna, propias de estos ecosistemas, los cuales corresponden a zonas de forraje y abrevadero de valiosas especies amenazadas en su conservación (vicuña, guanaco, llama y alpaca entre otros).